El ABC de la economía dominicana (Parte II)

Continuando con este ABC de la economía dominicana, y más específicamente, en los puntos de confusiones que muchas veces se crean en el tratamiento de los temas económicos, otro que se presta a interpretaciones inexactas es el relativo al déficit fiscal, el cual es presentado como una práctica negativa en el manejo de las finanzas públicas en el país.

El ABC de la Economía Dominicana por Haivanjoe NG CortiñasEn efecto, es difícil encontrar un país que maneje su presupuesto nacional sin financiamiento interno o externo, o ambos a la vez, esto es, sin acudir al endeudamiento, pues normalmente los ingresos corrientes del fisco no son suficientes para cubrir las necesidades públicas.

De ahí que el financiamiento es un recurso lícito cuando se cuidan los aspectos institucionales de autorización, y conveniente cuando se utiliza como un medio complementario para cubrir las necesidades de recursos económicos; así como para ejecutar los distintos proyectos de infraestructura y programas sociales.

El financiamiento externo e interno resulta negativo cuando los mismos desbordan la capacidad de endeudamiento del país y/o se utilizan para cubrir gastos corrientes y no de capital, que son los que le agregan valor y riquezas a una nación.

Precisamente, cuando en los medios se habla del gasto público siempre es conveniente saber su composición, mismo que la conforman el gasto corriente y de capital. El primero se refiere a aquel que se incurre en la operatividad del gobierno como los sueldos, el pago de energía eléctrica, publicidad etc.; y el de capital, son los que se destinan a obras de infraestructura vial, hidroeléctrica, construcción de escuelas, hospitales, etc.

Un ejemplo que puede ilustrar lo expresado es cuando se construye una carretera, esta vía de comunicación terrestre es y será utilizada por más de una generación, por lo que se beneficiaran de ella. En consecuencia sería lógico pensar que su financiamiento no recaiga solo en la generación presente, pues el costo sería muy alto, por eso  el endeudamiento no solo ayuda a distribuir su costo entre las generaciones, sino que también alivia la carga en el presente.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Otro concepto que tiene un alto tratamiento público es la presión tributaria, que no es más que el peso o participación que tienen los ingresos tributarios sobre el Producto Interno Bruto (PIB). Sin embargo, pese a lo simple de su definición, hay una tendencia a comparar la presión tributaria entre países para determinar cuándo es alta o baja, sin reparar en las diferencias económicas que hay entre los países.

Una diferencia fundamental, consiste en que casi nunca los países tienen igual composición en cuanto a la economía formal e informal dentro del PIB, condición que lleva a que la comparación no revele resultados correctos, pues como se sabe, la economía informal no paga impuestos y al no hacerlo, comparar presiones tributarias entre países diferentes sin tomar ese factor en cuenta, la hace imprecisa.
Como ejemplo podríamos poner el caso de Bolivia que tiene una economía informal que supera el 65.0% y Dominicana con alrededor del 50.0%, ¿entonces sería razonable comparar entre ambos países su presión tributaria? No.

Por último, como todos los meses, y luego a principio de año, el Banco Central publica la tasa de inflación, mucha gente considera que el nivel en que se han movido los precios no refleja lo que el consumidor paga en los distintos establecimientos comerciales y afirman: yo pago precios más altos que lo que revela la tasa de inflación.

Eso ocurre, porque el dato de la tasa de inflación solo refleja la variación de los precios en un periodo determinado, un mes, un año, etc., mientras que los precios que pagamos por lo que compramos es una acumulación de precios de mucho tiempo.

La tasa de inflación es como el año que cumplimos cada 365 días, y el precio que pagamos por lo que compramos es como la edad que tenemos cada uno de nosotros, es decir, cada año cumplimos un año más, pero la suma de esos años que es la edad que tenemos es como el precio que pagamos al comprar los bienes y servicios.

De Haivanjoe NG Cortiñas

Un pensamiento en “El ABC de la economía dominicana (Parte II)”

  1. Wonderful blog! I found it while searching on Yahoo News.
    Do you have any tips on how to get listed in Yahoo News?
    I’ve been trying for a while but I never seem to get there!

    Appreciate it
    casinopelit publicado recientemente…casinopelitMy Profile

Los comentarios están cerrados.