¿Política fiscal imprudente?

Una de las críticas más severas que se les hace a los economistas, es que estos prestan mayor atención a preparar diagnósticos, evaluar impactos y criticar; en vez también de plantear soluciones a problemas concretos y desafíos del momento y estructurales.

El rescate de esta crítica es a propósito de las declaraciones de mi amigo Ernesto Selman, Director Ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES), quien acaba de declarar que las políticas fiscales desde el 2000 hasta la fecha han sido imprudentes, porque han permitido que la deuda pública total haya crecido en 640.0%.

Como mi amigo, Selman no hizo las puntualizaciones, aclaraciones y reparo necesarios y solo se limitó a generalizar su juicio, al extenderlo a 14 años. Me permito intentar hacer ese papel con el ánimo de enriquecer la valoración.

Pasada la crisis económica internacional, tanto la de Estados Unidos como la de Europa (2007-2012), y las secuelas de la crisis bancaria dominicana de los años 2002-2003, es muy fácil emitir opiniones, y afirmar que las políticas fiscales que se han implementados hasta el 2014 han sido imprudentes. Lo difícil es actuar con la ola de la crisis encima, a fin de mitigar su impacto negativo y contribuir a que la economía no se contraiga a niveles de recesión, que la inflación no aumente, así como el desempleo y la pobreza.

Como en efecto ocurrió, pues el Producto Interno Bruto (PIB) después de ser negativo en el orden del 1.9% en el 2003 y tan solo crecer en 1.3% en el 2004, durante el periodo 2004-20013 el promedio de crecimiento anual ronda el 6.6%; el desempleo luego de registrar una tasa de 18.4% en el 2004, al 2013 disminuyó a 15.0%, la pobreza que estaba en 49.8% en el 2004, al 2012 se redujo a 41.1%, y la inflación después de alcanzar niveles de dos dígitos, 29.8% en el 2004, al 2013 tan solo fue de 3.9%

Actuar con reflexión y precaución, a fin de evitar posibles daños, plantearse y ejecutar una política fiscal expansiva como la anti-cíclica, durante los años 2004-2013, en materia de endeudamiento y expansión del gasto público, orientada a una acción concreta como los objetivos señalados en el párrafo precedente, y que fueron logrados, es conducirse con prudencia fiscal; si los resultados hubieran sido contrarios a los indicados, entonces podríamos hablar de imprudencia fiscal.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

El CREES olvida que la teoría económica nos provee políticas fiscales para cada situación económica que padecen o enfrentan los países, esto es, para los tiempos de crisis, para las secuelas de las crisis, y para tiempos de no crisis. En el caso dominicano, el entorno adverso internacional con su crisis financiera; así como la herencia de la crisis bancaria, indujeron a disenar una política fiscal flexible con éxito.

Si nos formulamos el escenario de la crisis, con una política fiscal local austera, que tendiera al equilibrio, ¿cuáles hubieran sido los resultados en materia del PIB, inflación, pobreza y desempleo en Dominicana?.

En términos reales, no podríamos ofrecer los resultados, pues eso no llegó a ocurrir; pero lo cierto es que al aplicar la política fiscal contra cíclica, conforme a las circunstancias señaladas, los resultados positivos de esas variables evidencian que esa política alcanzó los objetivos propuestos y por la tanto está lejos de llamársele imprudente.

Al parecer, la CREES considera que política fiscal prudente es ejecutar un presupuesto equilibrado, al respecto podría decirles que en un entorno de ausencia de crisis internacional y de secuelas de crisis, sería el tipo de política económica correcta; pero como ya se ha indicado, la economía nos provee herramientas para no quedarse en la inacción gubernamental cuando sus economías confrontan dificultades de crisis externas y de secuelas de ellas, o bien crisis bancarias heredadas o de otra naturaleza.

Todos los gobiernos del mundo, los desarrollados y los de en vías de desarrollo actuaron con políticas anti-cíclicas que hicieron expandir el gasto y el endeudamiento durante la crisis financiera de los Estados Unidos y Europea, esta fórmula de respuesta fiscal ha sido reconocida y entendida por los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL), y otros.

De Haivanjoe NG Cortiñas

5 pensamientos en “¿Política fiscal imprudente?”

  1. Un análisis sin desperdicio, y recordar que el endeudamiento público es bueno, siempre y cuando con él se logre un crecimiento económico sufiente para cubrir el costo financiero de dicha deuda.

  2. los análisis realizado con todo lujo de detalles reales de la situaciones y condiciones economica, son exactamente como lo expresa el Lic. Haivanjoe Ng., Es muy fácil emitir juicio adrede y con opiniones y parecer general y personal, dando al traste de provocar confusiones a los lectores.
    GRACIAS Lic. Haivanjoe por aclarar la situación real, relacionado a la aclaración del CREES.

Los comentarios están cerrados.