La juventud de la vejez y la ancianidad en el PLD

Desde el punto vista antropo-social una persona entra a la ancianidad a partir de los 65 años de edad; sin embargo, más recientemente el concepto ha ido entrando en desuso y ahora a ese grupo de personas se le llama de la tercera edad, o bien personas mayores; pero sin importar la utilización del término, lo cierto es que este grupo de personas que tienen el privilegio de pasar de los 65 años de edad cada vez es más numerosa, gracias a la esperanza de vida que ha aumentado con el correr del tiempo.

Otro de los beneficios de la longevidad es que hoy día cada vez hay más personas de la tercera edad que se mantienen en actividades productivas y hasta deportivas, para beneficio de ellos y de la sociedad en su conjunto.

En el campo de la religión, el concepto de anciano es utilizado como sinónimo de respeto y sabiduría; de ahí el lugar privilegiado que se le asigna, así como también de la gran consideración que se les tiene, probablemente apoyado, al menos, en aquel pasaje bíblico del libro de Hechos 20:17, cuando Pablo pronunció su discurso de partida.

En la política algunos partidos profesan gran admiración por las personas de la tercera edad o anciano, llamándole en ocasiones viejos robles, como expresión de respeto por su carrera política y de fortaleza y coherencia ideológica.

En su lado casi opuesto está la juventud, que conforme a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la conforma aquella población situada entre los 10 y 24 años, y conforme a la evidencia, esta población ha estado disminuyendo en el mundo; sin embargo, en términos laborales es el segmento más apetecible por las empresas, por estar más cerca del conocimiento actual, así como porque nacen con el “chip” que demandan estos tiempos.

Los organismos especializados en población ubican a los adultos en el rango de 25 a 64 años de edad. Dentro de este segmento poblacional, un sub-grupo podríamos llamarle jóvenes viejos, están focalizado entre los que tienen 26 y 49 años, los cuales al lograr ponerse un chip, o bien han podido insertarse en el mundo digital, en adición, la acumulación de experiencia que no lo ofrece la juventud y han logrado hacerse competitivo por el mix alcanzado entre el conocimiento y la práctica.

En términos políticos tanto la juventud como el segmento de los jóvenes viejos han adquirido una notable importancia por las prendas que lo acompañan, y que bueno que sea así, pues aunque la población mundial cada vez se hace más vieja, la juvenil se hace más pequeña y por algún lado debe estar compensada.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

En el caso particular del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), se advierte una situación a mi entender preocupante, pues aquel segmento de la población que supera los 50 años y llega hasta los 64, la cual podríamos llamarle la juventud de la vejez, se advierte cierto desprecio, o anulación, sin antes valorar su legado en la construcción del PLD.

Cuando el PLD se fundó y luego entró en la etapa de la construcción de ese partido, la población que tenía a cargo las tareas más difíciles en la parte organizativa era precisamente la que hoy denominamos la juventud de la vejez, esa población les tocó formar los círculos de estudios, multiplicar los comités de base y los intermedios, realizar los esfuerzos concentrados semanales, los planes de trabajo anual, la búsqueda de cotizantes, mantener los locales de los intermedios abiertos, hacer servicios en la casa nacional para que su puerta nunca se cerrara, evaluar los planes de trabajo, desarrollar tertulias, distribuir vanguardia del pueblo, conversar con frecuencia con los lectores del periódico acerca de algún tema publicado en el periódico.

Como si no fuera poco, la juventud de la vejez también hacia reuniones kilométricas, de hasta 5 horas, hacer servicio en la casa del líder y fundador, Juan Bosch, llevar campañas de recolección de fondos, realizar actividades hasta en la semana santa, escribir artículos en el periódico y la revista política, teoría y acción, promover el programa de radio, la voz del PLD, hacer marchas, pegar afiches, colocar cruza calles, participar en los frentes de masas, en los gremios y sindicatos, y hasta hacer o participar en huelgas.

Todo ello sin darnos medio peso, más bien tenía un costo económico y familiar para nosotros; solo los ideales nos movían.

Por su lado, los hoy ancianos del PLD también les tocaron tareas muy importantes, diseñar y dirigir la política nacional e internacional del partido, ser voceros, dar la cara pública, y ser sujeto referente para todo el partido y la sociedad, y naturalmente, también un poco de todo lo anterior.

Sin ánimos de menospreciar la sangre nueva, necesaria y conveniente para el partido, el liderazgo del partido debe propiciar el respeto y la consideración dentro de la organización y en el ejercicio del poder, de los hombres y mujeres que hoy pertenecen a la juventud de la vejez y a la ancianidad, antes que sea tarde y reprochable. No los pateen ahora.

Los compañeros de la juventud de la vejez y la ancianidad son útiles y lo seguirán siendo aun después que no pertenezcan al mundo de los vivos. Por el respeto y consideración a ellos, son estas líneas.

De Haivanjoe NG Cortiñas

7 pensamientos en “La juventud de la vejez y la ancianidad en el PLD”

  1. Excelente análisis cronológico, del Hombre y de los fundadores e integrantes del PARTIDO DE LA LIBERACION DOMINICANA.

  2. Muy interesante el comentario. A esas raices debemos avocarnos con los nuevos votantes del partido. A que conozcan los trabajos realizados por los fundadores, a estudiar, aprender que al poder se llega por meritos propios y no por amigismo. A que mantener lo que se ha logrado debe hacerse en base a trabajo, esfuerzo y perseverancia. Que entiendan que aquellos que ahora dirigen nuestro futuro fueron en su gran mayoria parte de esos circulos de estudios y que en base a esa experiencia de trabajo y dedicación se formaron la idea de hacia donde queremos llegar…..

  3. Muy acertada su valoración. Creo que la apatía de los jóvenes es un fenómeno global y general, no sólo del ámbito político.
    Su artículo llama a la reflexión y nos deja con una interrogante, que podemos hacer los no tan jóvenes para despertar en la juventud el interés y propiciar el respeto?, cuando no son capaces de entender y valorar en su justa dimensión lo que los menos jóvenes han hecho, por qué y para qué.

  4. Excelente análisis le felicito es un hombre muy inteligente y preparado nosotros los jóvenes tenemos que imitar hombres así como usted y el presidente leónel Fernández.

  5. Buen análisis. Es como decir, al joven de hoy dónde pisas, lo que heredas, lo que sabes y por qué no, lo que tienes es porque otros lo habían concebido para ti y trabajado para ti.
    Ser agradecidos, y más, ir a la par con los valores y presupuestos de los antecesores.
    Felicidades

Los comentarios están cerrados.